Este es un tema que no tan solo afecta a los escolares, sino que también se hace presente en el ámbito laboral ya que son muchas las personas que se han visto expuestas a bullying en sus trabajos y a diferentes tipos de abusos, ya sea por parte de compañeros de trabajos como por el mismo jefe.

Normalmente todo comienza con una broma que siempre está dirigida al compañero más introvertido del grupo, pero a medida que pasa el tiempo las bromas se incrementan tanto en cantidad como en calibre, llegando a sobrepasar lo que una persona puede tolerar.

Al parecer las personas que practican bullying no se dan cuenta de que lo están haciendo y no lo asimilan hasta que su compañero que se ha vuelto el centro del juego explota. El problema radica en que este tipo de conductas provocan que las personas adopten una actitud defensiva, violenta e incluso produzca incumplimiento laboral ya que su ambiente de trabajo ha pasado a volverse un calvario.

Es bueno estar atento cuando se está frente a estas situaciones si vemos que uno de nuestros compañeros está siendo víctima de bromas desmedidas para que seamos el ente intermediario y detener los abusos. No debemos hacer vista gorda a los hechos, ya que no sabemos cómo puede desencadenar, tal vez hasta en una depresión para nuestro compañero.

Es bueno cuidar el ambiente laboral porque hay un dicho que es muy cierto "No hagas a otros lo que no te gusta que hagan contigo" y eso es regla de oro.