Si bien en la actualidad muchos profesionales han optado por plataformas digitales al momento de conseguir empleo, no significa que la manera tradicional que implicaba dejar los pies en la calle haya pasado de moda. Aún muchas empresas, en su mayoría Pymes, componen la mayoría de la fuerza productiva del país y consiguen gente mediante la entrega formal de Currículum Vitae.

Todos, o al menos la masa, sabemos qué es un CV, pero no todos conocen la trascendencia de éste, ya que no es cosa de llegar y poner datos personales, experiencia, antecedentes y una foto (estructura que normalmente utilizamos). Un currículum es mucho más que eso; debe tener una expresión, una línea y una personalidad propia, junto a dos características bases: identificar a la persona dueña del CV y ser consistente con el trabajo al que postularemos.

En el punto uno, nos referimos a que todos los CV son válidos, pero todos debemos demostrar quienes somos mediante este documento; darle cierto tipo de estilo nunca está mal. La herramienta Word, tiene modelos predeterminados de diseño, algunos un poco coloridos y otros más serios. Pero si tienen la capacidad de diseñar su propio estilo, es mucho mejor.
[IMG]
Pongámonos en la situación de que fuese a buscar un trabajo y presento una hoja en blanco sólo con mis datos. Esto, difícilmente podrá producir una buena impresión de quién soy o de cómo es mi personalidad. La sutileza o un simple trazado con líneas alrededor del texto central, también pueden ser factores atractivos. En otras palabras, ser un poco creativos, nunca está demás.

El punto dos, está enfocado a cómo desarrollamos la información que irá dentro de nuestro CV. Si bien todos llevan los mismos datos, algunos variarán dependiendo de la experiencia que tengamos. Es muy importante la distribución de ésta; el cómo yo indico mi nombre, el ¿quién soy? y ¿a qué me dedico?, debe tener un orden y una fluidez más allá de lo común.
[IMG]
Si queremos postular a una empresa en la cual el rubro principal es la ingeniería, la información debe ser esquemática y ordenada. Pero esto no quiere decir que debemos seguir el orden de los típicos currículum. Ya pasó de moda, por ejemplo, el escribir tu nombre luego de dos puntos (“nombre: Juan Pérez”), ahora sólo basta con indicar directamente cada dato sin previo anuncio de lo que vendrá.

Idealmente, el nombre siempre es lo primero que se indica. Para realizar esto, debe ser grande, con una tipografía lo más clara posible (ojalá aquellas sin serif), ya que son tipografías que harían ver nuestro currículum, un poco colonial, por decirlo de alguna manera. De preferencia usa Arial, Calibri, Verdana, por nombrar algunas de las más legibles. Luego de indicar el nombre, la información debe ser piramidal. Esto quiere decir, que todos los datos deben ir de lo más importante a lo menos.

Otra técnica para crear un CV, también es redactar una breve reseña de quiénes somos y qué hacemos al comienzo del currículum. Ésta es una buena estrategia, además de la más actual, pero se debe tener en cuenta que la información debe ser precisa y concisa. Es decir, la idea es nunca volvernos tan ególatras y siempre recalcar nuestros aspectos positivos.

El termino proactividad es uno de los que mayormente llaman la atención en quienes reclutan personal, pero suele estar un poco repetido. A veces es mejor buscar características que realmente podamos dar a demostrar, cuando nos llamen a la entrevista personal.

Además de lo anterior, existen distintos formato de CV y formas más tecnológicas de hacerlos. Una de ellas, es en formato PDF. Así también, tenemos software especializados en la creación de éstos. Acá te dejamos con los tres formatos más conocidos y sus respectivas características, según la página Modelos de Currículum Vitae:

1.-CV Sin experiencia: Demostrar la capacidad y el potencial del candidato, para conseguir destacar sus valores, lo que le hace diferente de los demás candidatos en el proceso de selección para un puesto de trabajo. Normalmente la experiencia es muy poca, ya que han finalizado recientemente sus estudios, por lo cual hay que trabajar el área de habilidades, conocimientos, logros conseguidos en los estudios, calificaciones, responsabilidades adquiridas, trabajos voluntarios, viajes, idiomas.

2.-CV Profesional: Es un estilo usado por candidatos, en un proceso de selección de personal, que ya tienen una experiencia mínima de 3-5 años y que están en posiciones intermedias a nivel de responsabilidad dentro de las empresas. Se centra en los objetivos conseguidos, solución de problemas, habilidades aplicadas, promoción y desarrollo de la carrera. No importa tanto los estudios, sino más bien la experiencia adquirida.

3.- CV Ejecutivo: Lo usan personas que se encuentran en puestos de alta dirección. Se centra en logros alcanzados como jefe de algún departamento o empresa. Además de demostrar su actitud en la solución de problemas, liderazgo, desarrollo de proyectos, utilización de habilidades y motivación de equipo. En resumen, el candidato al puesto de trabajo utilizará este estilo de currículum para conseguir destacar las competencias que tiene y como las aplica en el desarrollo habitual de su trabajo.